Historia de la bicicleta en México: En nuestros tiempos

La bicicleta en nuestros tiempos

downhill

Circulando por todas partes, en medio de los más peligrosos cruces y las más atestadas avenidas, vemos a la bicicleta fungiendo como el transporte del pueblo, del deportista y de algunos pioneros en la campaña ecologista que exponen sus vidas en aras de un mejor ambiente. Verdaderos malabaristas, no por la hazaña ya de por sí asombrosa de circular entre esos enjambres de coches y camiones, sino por el equilibrio perfecto que mantienen entre su persona, su vehículo y las más extrañas y pesadas cargas.

BICLA-BIEN.jpg.opt1093x853o0,0s1093x853

Los hay quienes transportan torres de periódico, sombreros; los que sobre la cabeza equilibran enormes cestos que contienen distintas mercancías, otros añaden unas canastillas al frente o en la parte posterior de la bicicleta para llevar grandes canastas de pan. La masa para las tortillas diarias pasea también en cajones donde, medio cubierta por trozos de costal, se “aérea” en su camino a la tortilladora. Así se transportan en México los pedidos de carne y verduras. Algunos llevan muy pegadita la dulce carga de la novia, pero hay quienes transportan a toda la familia. Atrás del marido, sobre algún tipo de asiento, la madre sostiene a un hijo entre las piernas mientras el más pequeño cuelga de su espalda en el rebozo, y el mayorcito contempla, sentado en el manubrio, el zigzaguear de toda la familia entre carros y camiones.

descargaLa bicicleta también se utiliza como el medio de transporte en varios servicios públicos. Así vemos circulando sobre ellas a nuestros flamantes policías, al cartero, al cobrador, al plomero y al electricista; al jardinero que amarrada a su “bici” trae la máquina de cortar, la escoba de varas, las tijeras, su chamarra y su comida, al tintorero con la ropa limpia cubierta con un plástico, y la sucia dentro de una caja de cartón. La antigua imagen del vendedor ambulante de leche con su bote lechero y su “litro” con el que despacha todavía se observa en muchos poblados de la provincia, dándoles un toque de antaño.

bicicletas de carga 1Hay bicicletas que en la parte delantera tienen una especie de plataforma sobre dos ruedas que permite transportar cosas más voluminosas y pesadas como grandes trozos de hielo o toda una tienda ambulante de raspados, hot-dogs, tacos y refrescos. Desde hace algún tiempo en el centro de la Ciudad de México, se ha puesto de moda llevar a los transeúntes en una especie de cabriolé jalado no por un hombre a pie ni por un caballo, sino por un valiente ciclista.

Esto le añade encanto a estas calles del primer plano y hace más agradable el paseo. Para miles de mexicanos sin posibilidades de adquirir un vehículo motorizado e incluso con dificultades para utilizar el transporte colectivo, la bicicleta ha sido un forma de transporte y trasladar su mercancía y pertenencias.

La bicicleta no utiliza más energía que la de los fuertes músculos del hombre que ha aprendido a enfrentar los contratiempos y las carencias de su situación económica con una característica de la vida misma que es la adaptación.

FUENTE:mexicodesconocido.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>