No somos ciclistas sólo somos neerlandeses (1ª parte)

¿Cómo se convirtieron los Países Bajos en un paraíso ciclista?

Bueno empecemos con lo obvio: además de que a sus habitantes erróneamente se les conoce como ‘holandeses’ (Holanda es sólo una región de Países Bajos como lo son Chihuahua o Campeche en México pero no por eso todos los mexicanos son chihuahuenses o campechanos) los Países Bajos son geográficamente conocidos por una cosa, sus planicies.

Si bien un país sin colinas ni pendientes que superar te da un incentivo perfecto para sacar la bici a menudo, eso no explica realmente por qué los congestionados caminos se se convirtieron en transitadas ciclovias en ciudades como Amsterdam y Copenhagen volviendo a los neerlandeses los líderes mundiales de la cultura ciclista. La cultura ciclista se construye.

Amsterdam tomó 40 años para convertirse en la capital amante de las bicicletas que es ahora. No siempre estuvo llena de bicis, ni de carriles para bicis, ciclovias, señales de tránsito para ciclistas ni estacionamientos para bicicletas… Para la época posterior a las guerras mundiales (los años 50 y principio de los 60) los coches eran el medio de transporte preferido para moverse en La Haya, Amsterdam, Rotterdam y prácticamente cualquier otra ciudad en el mundo. Obviamente los caminos se volvieron cada vez más congestionados y los ciclistas casi quedaron relegados fuera del pavimento.

Sin embargo, con la llegada de los años 70, un par de eventos cambiaron la historia neerlandesa para siempre: en 1971, un año que vio la muerte de 3000 ciclistas a causa de encuentros con vehículos motorizados (450 de ellos eran niños), fue causa de que algunos neerlandeses comenzaran un movimiento social llamado “Stop de Kindermoord” (Paren el asesinato de niños) demandando mejores condiciones de seguridad para los ciclistas. Luego en 1973, tras la crisis petrolera en el Medio Oriente, los habitantes de este peculiar conglomerado de provincias llamado Países Bajos, como que le perdieron fe a la confiabilidad y sustentabilidad del vehículo motorizado en conjunto. Fue entonces que, aunado a la presión social, el gobierno fue persuadido para invertir en mejoras a la infraestructura ciclista al mismo tiempo que planificadores urbanos holandeses empezaron a desviarse de las políticas de construcción centradas en el automóvil, seguidas en otros lados.

Esto encajó perfectamente con las ciudades neerlandesas que son de por sí altas y angostas  (a causa de un viejo impuesto sobre la anchura de las casas) e incapaces de guardar un automóvil de cualquier forma. En suma, la sociedad neerlandesa simplemente adoptó la bicicleta como parte integral de la vida cotidiana, en vez de convertirla en un accesorio de especialista ó como símbolo del estilo de vida de una minoría. Ellos ven a las bicicletas como acompañantes confiables en las aventuras de la vida…

FUENTE: bbc.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>