Pegoretti y Robin Williams …dos artistas de la misma rodada

A estas alturas ya deben saber que Robin Williams era un fanático del ciclismo (si no pues, miren las fotos). Pero más allá de un ardid publicitario ó de seguir la última tendencia “cool”, el difunto actor y comediante realmente amaba el deporte: su historia, su esplendor, la magnificencia y chabacanería de sus campeones. También era un devoto rodador, adoraba la maquinaria. Al transcurrir los años Williams acumuló una enorme colección de bicicletas. “Tenía todo”, afirma Chad Nordwall, dueño de Above Category, un distribuidor de bicicletas de lujo establecido en el Condado Marin en California, donde Williams era un cliente devoto. “Todo“. Williams coleccionaba bicicletas de todo tipo, pero era apasionado de una marca en particular: Pegoretti. Si realmente conoces de bicicletas, probablemente conozcas las Pegorettis. Hechas a la medida por el maestro italiano Dario Pegoretti, sus bicicletas son salvajes piezas de arte, casi siempre de acero y coloridamente pintadas a mano. También son serias máquinas para el camino.

Dario Pegoretti en su taller

Un día Williams visitaba Above Category cuando Nordwall mencionó que el Show de Bicicletas Hechas a Mano de Norteamérica iría a Portland, Oregon, a principio de 2008. Un show como este era : una reunión internacional de los mejores artesanos de bicicletas, luciendo sus gloriosas máquinas. Y nada menos que en la Meca ciclista norteamericana por excelencia: Portland. Mejor aún, sonaba el rumor de que Dario Pegoretti, quien había estado batallando contra el cáncer, estaría presente. Williams quería ir, pero el show estaba a meses de distancia. Nordwall asumió que Williams terminaría saturado de trabajo y no podría asistir. Con la fecha más cerca, Nordwall le dijo a Williams que empezaría a buscar boletos de avión, sólo en caso de que aún quisiera ir. “No, no, no necesitas hacer eso” espetó Williams según Nordwall. “Podemos usar mi avión” y así fue como Robin Williams terminaría en un avión a Portland donde conocería a Dario Pegoretti.

De vuelta en Italia, un Pegoretti en recuperación continuaba luchando contra un linfoma. Su última quimioterapia había sucedido en Diciembre de 2007. Estaba exhausto, su cuerpo desgastado. Pero tenía un llamado para ir a los Estados Unidos, pidiéndole que hiciera una aparición en el show de bicicletas artesanales. Y así fue como Dario Pegoretti terminó en un avión a Portland donde conocería a Robin Williams.

La llegada de Williams al NAHBS (por sus siglas en inglés) fue discreto, pero el boca en boca se hizo presente. “Escuché el rumor de que estaba en el show”, recordó el fundador del show, Don Walker, un igualmente estimado constructor de bicis. “No sabía que era verdad hasta que lo vi a la vuelta de la esquina. Yo estaba así de ‘Oh por dios, es Robin Williams'” El entusiasmo empezó a crecer dentro del Centro de Convenciones de Oregón. Williams visitó varios stands en el pabellón, incluido el de Walker. A dondequiera que fuera posaba para fotos, preguntaba sobre las bicicletas, consultaba sobre cuadros de 54 centímetros. Él ya conocía varias de las compañías. “Realmente amaba esa parte del asunto”, dijo Nordwall. Pero antes hacer nada, Williams fue a conocer a Pegoretti.

Robin Williams
Robin Williams inspeccionando los cuadros de Pegoretti

Esa noche Williams y Pegoretti salieron a cenar con un pequeño grupo que incluía a Nordwall y a Giorgio Andretta, dueño de Gita Sporting Goods, la compañía que distribuye Pegorettis en EUA. “Me habló sobre mi situación y me dio mucha fuerza” afirma Pegoretti desde Italia. En la cena el virtuoso cómico y actor y el virtuoso artesano de cuadros de bicicletas hablaron sobre su pasión en común pero también sobre muchas otras cosas además de bicicletas. Williams hablaba un poco de italiano y era bastante bueno. Recordó sus visitas a Roma, la vez que conoció a Fellini. Para el deleite de todos, al final de la noche, también hizo una imitación de Pegoretti en la mesa. “Fue una noche hermosa” dijo Pegoretti. “Tengo muchos recuerdos preciosos”. En los años subsecuentes se le vería a Williams rodando o en carreras. Se volvió amigo de de los mejores equipos profesionales. No hace mucho el Team Sky le mandó un kit entero (todo lo que usan sus profesionales en el Tour de France) con su nombre impreso en el costado del jersey.

Team Sky para Robin Williams

De vuelta en Marin, Nordwall se encontraría recurrentemente a Williams en un circuito conocido como Paradise Loop, montando una Pegoretti. “Esas son las que guardaba en su casa” dice Nordwall, listas para salir cada que necesitara dar un paseo. “La mejor parte de mi trabajo es darme cuenta que la gente puede ser feliz rodando mis bicis” confiesa Pegoretti. La noticia del deceso del actor lo dejaron aturdido: “Estoy completamente triste por esto” dijo. En una entrevista de hace tiempo Williams hablaba sobre un tour de stand-up comedy que estaba haciendo y mencionaba la “combinación de sernidad y exaltación” que provenía de hacer reír a las personas. En esa misma entrevista habló con igual emoción sobre su amor por el ciclismo, mencionó a Pegoretti. Al preguntarle sobre por qué amaba tanto el deporte respondió “porque es maravilloso y verdadero. Es lo más cercano a volar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>